Información

Trate a los gatos con hígado graso lo más rápido posible


Si descubre los primeros síntomas de enfermedad hepática, debe tener prisa. Los gatos con hígado graso deben ir al veterinario lo antes posible. Solo entonces puede tratar a los animales para que haya una posibilidad de curación completa. Es importante tratar el hígado graso en los gatos rápidamente - Imagen: Shutterstock / MarishaSha

Si sospecha que su gato puede tener hígado graso, debe llevar su tigre doméstico al veterinario lo antes posible. En muchos casos, los gatos con hígado graso incluso deben ser admitidos en la clínica veterinaria. Debido a que el cuidado intensivo integral le da a su mascota la oportunidad de volver a ponerse de pie.

Así es como el veterinario diagnostica el hígado graso

El síntoma más común del hígado graso en los gatos es la pérdida repentina de apetito, pérdida de peso y apatía en un animal con sobrepeso. Sin embargo, otras enfermedades también pueden manifestarse, por ejemplo diabetes, problemas renales o inflamación del páncreas. Por lo tanto, el veterinario analizará la función hepática del gato mediante un análisis de sangre y verificará si el órgano ha crecido de manera anormal. Esto se realiza mediante escaneo, ultrasonido o rayos X. Una vez realizado el diagnóstico, no se debe perder el tiempo durante el tratamiento.

¿Cómo se desarrolla el hígado graso en los gatos?

Una de las causas más comunes de hígado graso en los gatos es la obesidad. Debido a una peculiaridad ...

Tratamiento del hígado graso: la ingesta de alimentos es esencial

Un gato con hígado graso a menudo se niega a comer o vomita comida inmediatamente después de comer. Esto pone en marcha un círculo vicioso que empeora los síntomas de la enfermedad. Por lo tanto, la medida más importante para tratar el hígado graso es alimentar al animal. Para hacer esto, el veterinario a menudo tiene que comenzar con una infusión para proporcionar al gato los nutrientes necesarios.

Una vez que la condición del gato se ha estabilizado un poco, se le puede suministrar una solución nutritiva usando una sonda. Este tubo de alimentación se inserta a través de la nariz y el esófago o directamente a través de la pared abdominal hacia el estómago. El veterinario debe calcular con precisión la ración de alimento que se alimenta, por lo general, además está enriquecida con vitaminas, aminoácidos y ácidos grasos insaturados. Si el gato también sufre inflamación o infección, también debe tratarse con antibióticos. Un hígado graso es una enfermedad grave que debe tratarse intensamente de inmediato. Solo cuando el gato quiere volver a comer solo son los pronósticos para una curación completa del animal.